fbpx

Blog

Modelo Mental de un líder

En mi cabeza hay una palabra que retumba desde hace un par de años: MODELO MENTAL.

Según Kenneth Craig, Modelo Mental es un mecanismo del pensamiento mediante el cual, un ser humano o animal, intenta explicar cómo funciona el mundo real.  Es un tipo de símbolo interno o representación de la realidad externa, hipotética, que juega un papel importante en la cognición, es decir, en la facultad de un ser vivo para procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido (experiencia) y características subjetivas que permiten valorar la información.

En resumen, los componentes que dan funcionalidad al Modelo Mental son procesos tales como el aprendizaje, el razonamiento, la atención, la memoria, la resolución de problemas, la toma de decisiones y el procesamiento del lenguaje.

Cuando uno analiza el Modelo Mental y la forma de modular la cognición, se hace evidente que cualquier falencia o error en algún punto de su estructura puede distorsionar la comprensión de la realidad.

Si bien el concepto de modelo mental es universal, ahora me enfocaré en el accionar de los líderes, sin importar tipo de organización, negocio, institución, etc.

La estructura y funcionalidad del manejo de información en un Modelo Mental es universal, y solo hace la diferencia en el accionar conductual, la información recibida y procesada de acuerdo a varios factores como ser emociones, patrones de reverencias aprehendidos, etc., por el líder, desde su nacimiento abarcando datos, información, principios, valores, creencias.

Los factores que disminuyen la eficacia del pensamiento son:

  • Los preconceptos (definidos como el dicho de una idea, de una teoría, etc.: Formada sin juicio crítico y sin tener en cuenta los datos de la experiencia).
  • Los prejuicios (opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que no se conoce bien).

Como se puede ver, ambos factores están basados en suposiciones generadas por nuestro intelecto, que tienen sus bases en temores y la decodificación de la información recibida a través de la percepción del mundo exterior por medio de toda nuestra experiencia y conocimiento previo de la vida en general.

Ahora voy a dar ejemplos claros de cómo, preconceptos y prejuicios alteran la efectividad en la gestión de los líderes.

Primero, debemos decir que los prejuicios pueden estar generados por distintos preconceptos, como por ejemplo:

  • Muy común es considerar la inferioridad en las capacidades físicas de las mujeres.
  • Racismo.
  • Clases sociales. Discriminación en base a los bienes con un valor económico dentro de la sociedad. En ocasiones las personas de altas rentas, suelen criticar a personas de clases sociales inferiores y viceversa.
  • Orientación sexual. Dentro de este espectro se pueden mencionar los casos de homofobia, muchas personas de orientación sexual distinta pueden llegar a ser agredidos moralmente y hasta físicamente por no ser considerados semejantes entre algunos heterosexuales.
  • Otra forma de discriminación es la que atribuye modelos de personalidad a personas de diversas nacionalidades. Por ejemplo, es corriente encontrar tópicos como por ejemplo, la afirmación de que los habitantes de tal país o provincia, son más vagos para trabajar.

Considerando que para los líderes al llegar a sus puestos jerárquicos ya han transcurrido años de afianzamiento de su modelo mental, y posiblemente de prejuicios originados por preconceptos erróneos, es muy posible que hayan ocurrido roces en sus relaciones interpersonales, por ende, pueden haber generado malos climas de trabajo en sus equipos, desmotivación y baja del rendimiento individual y/o grupal, de acuerdo a como cada seguidor ha vivido esta experiencia.

Prejuicios y su influencia en diferentes habilidades:

  • Liderazgo: genera falta de justicia, desconfianza y favoritismo en el líder, lo cual denigra su imagen rápidamente.
  • Negociación: genera mala disposición para los encuentros, pone a la defensiva sin razón, mal interpreta por temor o sesgo, etc.
  • Toma de decisiones: interfiere en la neutralidad del análisis de los problemas, puede hacer confundir el problema con la causa, puede generar acusaciones infundadas ante problemas serios, etc.
  • Comunicación: puede transformar las inflexiones y tonos de voz generando malestar en la otra persona por parecer agresivo, acusador, déspota, etc.
  • Empoderamiento: en este punto, el tema se puede agravar si la persona posee miedos internos fuertes, ya que, distorsionaría el empoderamiento y lo volvería parcial, injusto, poco motivador y endeble totalmente.

Podríamos nombrar un sinnúmero de problemas relacionados con los prejuicios, hasta roturas de matrimonios por sospechas infundadas, y en otro ámbito de la vida, asesinatos por encargo, entre otros.

Los prejuicios y preconceptos quitan claridad de pensamiento que afectan directamente, el sentido común, la imagen del líder y la efectividad de su gestión.

En una palabra, los líderes para poder ser de Clase Mundial deben trabajar en la diversidad, con apertura mental, con perfil multidisciplinario y enfoque en resultados, buscando eliminar aquellos prejuicios que alteran su armonía MENTE-CUERPO-ESPÍRITU, solo de esta forma podrán ser de utilidad a sus equipos de trabajo.

Llego la hora de considerar el MINDFULLNESS como equilibrio del circuito energético y de relaciones del ser humano.

Carlos Rossi

Experto en conducta humana, neurociencia y productividad. Coach de cientos de directivos y miles de profesionales de organizaciones en 32 líneas de negocios. Consultor de Recursos Humanos con más de 20 años de experiencia, investigación y desarrollo de herramientas.

Está certificado como Coach SEI® por Six Seconds®, en Social Style Model por Tracom® y en Balance Scored Card por Palladium®.

Cuenta con dos Doctorados, uno en Recursos Humanos y otro en Educación, y Maestrías en Neurociencia y Gestión del Conocimiento. Ex Oficial de la Fuerza Aérea de Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *