fbpx

Blog

¿De qué depende el éxito de los emprendedores?

Uno de los temas que más llaman mi atención es el de los emprendedores.

Realmente gente admirable que buscan siempre desafíos nuevos sin importar su clase social, con cuánto dinero empiecen y persiguiendo siempre el sueño de tener sus propias empresas.

Desde que comencé mi carrera en el área de los negocios, en especial la evaluación y desarrollo del talento humano, siempre he tratado de pensar por qué en el caso muchos emprendedores, el cumplimiento de sus sueños, no llega a buen término a pesar de tener el potencial para ser un exitoso empresario.

De la misma forma existen historias maravillosas de emprendedores que han inspirado a mucha gente, por ejemplo, si usted tiene la oportunidad de ver la película JOY, entenderá de que estoy hablando. Lo invito a que analice esta película. No le diré de que trata, solo anímese a conocer esta historia y después trate de percibir si lo inspira o no.

Si bien en todos los tiempos se han desarrollado emprendedores exitosos, de acuerdo a entorno socioeconómico y la cultura donde se desenvuelve, existen problemas comunes a nivel universal en el campo del emprendedurismo, o más exactamente, en el proceso de guía del emprendedor hacia su sueño.

Los problemas parecieran estar relacionados con la preparación mental del emprendedor para afrontar su futuro y con la forma de proteger su producción, más que con la guía técnica de cómo desarrollar su producto, servicio o empresa. Esto no debería llamar la atención, ya que los inversores se centran en este punto, es decir, en que producto o servicio generará más dinero y de qué forma se administrarán las ganancias futuras.

Hay una parte muy importante que todo el mundo olvida de los emprendedores. No en todos los casos, estas personas que buscan progresar por medio de sus ideas, creatividad e innovación, han tenido el ejemplo familiar de cómo se maneja un negocio, y por ende, estar mejor preparados tanto personalmente por haber vivido en familia la transformación de ser empleado a empresario, lo cual, dota de experiencia y aprendizaje al emprendedor.

Se debe tener en cuenta que algunos emprendedores provienen de estratos sociales más sencillos y que en muchas ocasiones, no han vivido esta experiencia propia previa de emprendimientos familiares, además, de haber tenido o estar pasando problemas socioeconómicos, lo cual, por lo cual, no quiere decir que no posean las habilidades necesarias para ser futuros emprendedores exitosos, ya que su practicidad son capaces de generar ideas, que casi seguro funcionen ya que toman su base del análisis empírico.

Conversando con gran número de emprendedores e interiorizándome de los problemas que tienen, a continuación, resalto aquellos que me parecieron muy importantes, algunos de los cuales son propios del mismo emprendedor, y otros, de los asesores o interesados en que ellos desarrollen sus productos.

Los principales obstáculos que detecté son:

Propios del emprendedor

No saber manejar su vida de manera ordenada: la vida hace que cada ser humano provenga de un hogar distinto. Estos pueden ser favorables a un desarrollo armónico, o, pueden ser, en ocasiones, hostiles. En ambos casos, los patrones de conductas de los padres pueden ser copiados, si la personalidad del emprendedor favorece este punto, dependiendo de que sus bases se sustenten en valores o no. En el caso que todo esto afecte e inestabilice al emprendedor, le quita energía y algunos de ellos desisten de cumplir sus sueños, perdiendo la oportunidad de tener una vida exitosa y feliz.

No tener una guía de como comenzar: los emprendedores improvisados, dignos de imitar en su afán y tenacidad, comienzan tratando de impulsar una idea nueva o mejorar la de otros buscando el mismo nivel de éxito. Esto no siempre sale bien, ya que depende de las habilidades que cada uno tenga para enfocarse y sobrellevar obstáculos que puedan aparecer. Por esta razón, es necesario que busquen un mentor o una persona que con su experiencia de vida exitosa en la misma línea de negocio que se pretenda emprender, tenga el objetivo de guiarlos.

Se deja claro que no siempre es así, ya que existen mentores que tienen la capacidad de poder guiar a emprendedores de distintos tipos de negocios.

No desarrollan todo su potencial: en los emprendedores, los hay preparados con formación universitaria, en ocasiones de posgrado, pero también los hay de diferentes tipos de preparación, lo cual, los puede exponer, de acuerdo a cada caso, a ciertos tipos de riesgos o personas inescrupulosas que aprovechándose de su honestidad e ingenuidad buscan sacar frutos dejando de lado los sueños de las personas con espíritu emprendedor.

Estas deben prepararse de forma tal de poder explotar al máximo su potencial y así poder alcanzar sus sueños. Para los emprendedores universitarios, esto calza perfectamente, ya que desde la universidad en ocasiones se los prepara con habilidades prácticas aplicadas al liderazgo y a la generación y gestión de negocios innovadores, pero en personas sin esta preparación, no.

Ninguna habilidad se puede aplicar efectivamente si la persona que la tiene no logra su estabilidad emocional (entiéndase sentirse con total confianza en sí mismo y en quienes lo acompañan en su crecimiento), es decir, en esta situación, no podrá crecer de la forma que desea, por lo que sentirá una sensación de ser “frenado” en su avance.

Cuando tienen ideas muy avanzadas que parecen no encajar con el desarrollo de la sociedad donde se desempeñan: en algunos casos, no encuentran apoyo por parecer “emprendedores locos o desencajados” (considerados así en ciertas situaciones porque sus ideas o proyectos superan la capacidad de desarrollo tecnológico que se tienen en el lugar) que más que personas visionarias, sin dejar de lado, que ha ocurrido, que muchas de estas personas adelantadas mentalmente a su época, han pagado el fuerte impuesto al ÉXITO: la ENVIDIA, o han sido presas de la frustración de otras personas, las cuales tratan a toda costa, de quitar energía, impulso y matar los sueños de los emprendedores diciéndoles: QUE QUERES INVENTAR O CREAR, YA ESTA TODO CREADO.

Estas personas son dignas representantes de la mediocridad y de lo que toda persona no debe hacer con otras, si se considera un buen ser humano.

En este punto y no en todas las ocasiones, las personas, de reaccionar de la forma que se comentó más arriba, estarían, posiblemente privando a la humanidad de un futuro “Julio Verne” o a un “Leonardo Da Vinci”, quienes se adelantaron a la época pensando en ideas que luego se transformaron en negocios futuro de la humanidad: la aviación, los viajes espaciales, armamentos, aparatos de medicina, etc., hasta podría tratarse de un nuevo Steve Jobs que encabezara un cambio tecnológico que hiciera historia, no solo a nivel nacional, sino global.

En mi opinión, para que esta disminución de ideas visionarias desaparezca, y para que todos los emprendedores puedan alcanzar el éxito en condiciones normales, se debe cumplir que la sociedad en la cual está inmerso el emprendedor, sea madura, confiable y desarrolle todo el talento interno, lo cual, marca el nivel de felicidad que permite alcanzar, que a su vez, hace que no afloren resentimientos ni envidias o sentimientos negativos hacia la expresión de nuevas ideas, ya que todos tienen la misma oportunidad de desarrollarse y la cultura de apoyo es siempre positiva y basada en el optimismo, aunque, al final de proceso de creación los productos, servicios y/o empresa, el estudio de factibilidad será riguroso, como es obvio, para edificar negocios rentables y sostenibles.

Para estos casos, debe existir una forma en que los “emprendedores más avanzados” puedan, aunque estén inmersos en una sociedad que se los quiera devorar, hacer llegar su proyecto ya elaborado a otros países o culturas donde tengan verdadera acogida y apoyo, de esta forma, su intelecto habrá aportado al desarrollo de la humanidad y no se perderá, por falta de horizontes para avanzar.

Este tipo de posibilidad, en mi opinión solo se dará si el emprendedor busca un mentor que realmente haga priorizar el desarrollo humano en él, más que el económico del emprendedor, y por otro lado, que busque dejar con su acompañamiento, un legado y no solo una empresa que para sus hijos.

Ahora la pregunta es: ¿cualquier tipo de mentor le serviría al emprendedor?

En mi opinión la respuesta a esta pregunta importantísima es NO, no todo mentor tiene el corazón abierto, o está libre de pensamientos egoísta, no todos aceptan mayor capacidad en un discípulo, y lo más importante de un mentor es que debe tener su perfil complementado con la capacidad de ser un buen coach, es decir, que busque desarrollar al máximo como persona y profesional al emprendedor. Este sería el perfil ideal de un maestro guía de negocios.

Que problemas generan, en ciertas ocasiones, quienes quieren apoyar a los emprendedores en su camino:

  • A veces, los MENTORES se centran más en la guía del emprendedor sobre la parte técnica de cómo generar su negocio, más no tanto, en su desarrollo integral, que sería, para muchos de ellos, la base del éxito de vida, ya que podrían controlarla y llevarla de forma más armónica y aumentando la posibilidad de dejar descendencia que repita su historia, o continue su futuro negocio.
  • En ciertas ocasiones los INVERSORES se preocupan principalmente en buscar el producto que les genere mayor ganancia, lo cual, está muy bien para ellos, pero indirectamente están restando potencia a proyectos, que, aunque más pequeños, pueden nacer y aportar como ayuda económica del lugar donde residen.
    Esto desmotiva y hace sentir a aquellas personas con espíritu emprendedor que pasan por esta situación, subvaloradas, es decir, con poca valía y esto no puede pasar porque mata sus sueños y posiblemente la esperanza de toda su familia.
  • En ciertas ocasiones, los emprendedores son abordados hasta por INSTITUCIONES que quieren tomar su idea y desarrollarla con profesionales preparados, en beneficio propio, dejándole a la persona de espíritu emprendedor un “premio consuelo”, apropiándose de su sueño para siempre.

Viendo el tema del emprendimiento desde otro punto de vista, como puede ser, considerarlo como un grupo de pensadores de negocios futuros que permitan a la humanidad mantener su supervivencia y sustentabilidad desde ahora y hasta 60 años en el futuro, permitiría de seguro innovar, y muy posiblemente, desarrollar nuevas formas para considerar la relación NEGOCIOS-MEDIOAMBIENTE, además de las ya existentes. No se debe olvidar que el emprendimiento genera, en muchas ocasiones, avances científicos o tecnológicos.

Para que el emprendedor pueda desarrollarse con confianza, conocimiento, habilidades de éxito y dejar una huella que sea digna de imitar, he creado el entrenamiento MENTES VISIONARIAS, que como su nombre lo indica, busca que pueda desarrollarse todo tipo de idea de emprendimiento, considerando de forma especial, aquellas generadas por los llamados “EMPRENDEDORES LOCOS”, para potenciarlos y que hagan historia como lo hicieron Da Vinci y Julio Verne, donde sea posible.

Este entrenamiento, demanda estudio, compartir experiencias, aceptar debilidades, transformarlas en fortalezas y futurizar los tiempos de la humanidad.

Cierta vez me comentaron que Hollywood era la antesala del futuro, y los ejemplos eran:

  • Hace 45 años atrás aparecían series animadas de familias del futuro, donde había estaciones espaciales, vehículos voladores que iban a otros planetas, y hoy es realidad.
  • Había series de autos que volaban, hoy ya existen a prueba.
  • Se veían armas de rayos láser, hoy existen éstas.

Y así podríamos nombrar otros ejemplos más.

En resumen, la capacidad de generar mentes visionarias (cómo buscará Mentes Visionarias) no es ciencia ficción. Posiblemente en algunas personas sea una capacidad innata (Julio Verne, Da Vinci, Steve Jobs) pero en otras personas, pueda desarrollarse y hacer que su talento (sin importar su formación o estrato social) se desarrolle al máximo y dejando una mejor calidad de vida para la humanidad.

El espíritu de MENTES VISIONARIAS está expresado en el siguiente párrafo.

Antes de estar aquí, tu espíritu nos buscaba, cuando te hayas ido, tu inspiración será esperanza para otros.

Carlos Rossi

Experto en conducta humana, neurociencia y productividad. Coach de cientos de directivos y miles de profesionales de organizaciones en 32 líneas de negocios. Consultor de Recursos Humanos con más de 20 años de experiencia, investigación y desarrollo de herramientas.

Está certificado como Coach SEI® por Six Seconds®, en Social Style Model por Tracom® y en Balance Scored Card por Palladium®.

Cuenta con dos Doctorados, uno en Recursos Humanos y otro en Educación, y Maestrías en Neurociencia y Gestión del Conocimiento. Ex Oficial de la Fuerza Aérea de Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *